LA FELICIDAD ES TU rEVOLUCIÓN. Día Mundial de la Felicidad

El 20 de marzo es el equinoccio de primavera (el día con más luz del año). No es casualidad que este día fue decretado en 2012 por la ONU el Día Mundial de la Felicidad con el objetivo de reconocer “la relevancia de la felicidad y el bienestar como aspiraciones universales de los seres humanos y la importancia de su inclusión en las políticas de gobierno”, tratando así de dar luz a la oscuridad tal y como hace la primavera…

La Felicidad es definida por la Real Academia de la Lengua (RAE) así: 

“Del latín felicitas, estado de grata satisfacción espiritual y física”. 

Según ONU y OMS la felicidad se define como ausencia de enfermedad física, emocional y mental y de afectos negativos (miedo, estrés, ansiedad, etc.); además de presencia de afectos positivos (amor, autoestima, seguridad, motivación, descanso…), red de apoyo y relaciones positivas amistosas y familiares, solidaridad, confianza en el gobierno, y una valoración positiva de diferentes áreas vitales (salud, libertad personal, relaciones, trabajo, dinero, etc.). Desde 2012, ONU realiza un Informe Mundial de la Felicidad con datos que muestran que existe una pandemia mundial que permanece aún oculta y que tímidamente comienza a ser reconocida. Soy de las de mirar el vaso medio lleno y creo que la crisis COVID es un serio “tortazo” al sistema que, aunque desgraciadamente se está cobrando muchas vidas, está dando luz sobre las vidas que se está llevando y violentando el paradigma en el que vivimos desde hace siglos, incluida la vida de nuestro ecosistema… Millones de personas viven sus vidas con un profundo malestar e infelicidad, con cifras que son realmente abrumadoras y catastróficas, especialmente para las mujeres en todos los tramos del ciclo vital como respaldan todos los informes mundiales. Según la OMS, en 2030 la depresión será la primera razón de incapacitación en jóvenes y adultos, seguida de la ansiedad.

Recientemente hemos visto cómo un diputado reaccionaba tristemente en el Parlamento español ante la propuesta de realizar acciones encaminadas a mejorar la salud mental de la ciudadanía, que con la pandemia se ha visto aún más gravemente afectada, tal y como refleja el Informe CIS “Salud mental durante la pandemia”. Esta respuesta desafortunada es la voz de un sistema que le da la espalda a un asunto clave y que los gobiernos deberían tener como prioridad en sus constituciones y agendas políticas, la felicidad. Afortunadamente, países como Bután o del norte de Europa ya legislaban antes de la pandemia para potenciar su FIB -Felicidad Interior Bruta-. 

Interesante recalcar que según el análisis de personas expertas son los países gobernados por mujeres, con una clara “ética de cuidado” entre sus valores, los que mejor están afrontando y respondiendo a la crisis covid, mientras que los países gobernados por una “ética individualista” y neoliberal extrema reflejan datos bastante críticos. En 2018 Gran Bretaña creó, impulsado por la Ministra Theresa May, el Ministerio de la Soledad, tras un estudio que revela que este “sentir genera pérdidas de más de 35.000 millones de euros anuales en productividad debido al deterioro cognitivo y de estabilidad emocional, entre otras cuestiones como el aumento del riesgo de enfermedades cardíacas o alzheimer. Desde entonces, lo que te receta tu medica/o no son medicamentos para esconder la depresión o la ansiedad como le sucede a millones de personas, sino la solidaridad y participación social (uno de los indicadores FIB de ONU). La pandemia, en su aspecto positivo, está generando el despertar de algunos países con investigaciones sobre la salud mental y acciones concretas. Por ejemplo, Japón también ha creado el Ministerio para la Soledad dadas sus altas tasas de suicidios, que siendo una lacra mayormente masculina a nivel mundial, está también aumentando entre mujeres y jóvenes. 

España tiene cifras tan dramáticas como que más del 50% de la población experimenta sentimientos de soledad, sobre todo las mujeres ancianas y personas solteras. Cada día se suicidan 10 personas (80% hombres), siendo la primera causa de muerte externa, el doble que por accidentes de tráfico (que también son mayormente masculinos). En resumen la infelicidad es muy grave con un componente de género muy visible cuando se quiere “ver”. Por supuesto que existe gran cantidad de proyectos e iniciativas aisladas para mejorar la felicidad de la ciudadanía o que muchas personas de forma individual están despertando y pasando a la acción desde hace años. Sin embargo es necesario que la política gubernamental lo integre entre sus prioridades para favorecer el empoderamiento ciudadano como clave de sostenibilidad y progreso socioeconómico.

Ante los datos alarmantes ofrecidos por los estudios transnacionales que suponen pérdidas económicas y humanas de incalculable valor, ONU propone a todos sus Estados miembros usar la felicidad como modelo holístico de desarrollo y clave para diseñar sus políticas públicas y lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030. Para la Unión Europea, Naciones Unidas y otros organismos internacionales como OMS u OCDE, los conceptos de bienestar y felicidad son una prioridad para “salvar el mundo” y afrontar los nuevos requerimientos socioeconómicos.

Para llegar a crear sociedades sanas, sostenibles y prósperas y solucionar el efecto de la crisis, necesitamos contar con personas plenas y empoderadas. La (auto)violencia, conflictos, carencias, enfermedades sólo pueden prevenirse desde la felicidad. La felicidad favorece: 

  • A nivel personal potencia el sistema inmunológico previniendo enfermedades físicas y mentales, la conexión con el ser interior y la expresión del propio talento, mejora el tránsito de enfermedades y duelos, el afrontamiento del miedo desde el amor con un aumento del FIB interior (libertad, autonomía, alegría, motivación, descanso…) haciendo que salgamos del victimismo entre otras muchas cuestiones.
  • A nivel de relaciones de pareja, familiares, amistosas, laborales o sociales potencia la cohesión y la paz, la igualdad, corresponsabilidad, la solidaridad, el respeto y la inclusión de la diversidad previniendo conflictos y violencias (mobbing, bullying, acosos, violaciones, etc. basadas en el sexismo, el clasismo, el racismo…).
  • A nivel organizacional o empresarial mejora la eficacia y eficiencia, la salud interna, la innovación y creatividad, el clima y la motivación, previniendo violencias, absentismo, bajas, rotación de personal…
  • A nivel educativo logra que el alumnado desarrolle su talento diverso, su inteligencia práctica y emocional, inteligencias múltiples, conviva en paz y en igualdad, a la vez que el profesorado puede ejercer su importante labor con salud, motivación y eficacia.

El impacto positivo de la felicidad se expande desde lo personal a lo colectivo (sanidad, justicia, educación, economía…) Las políticas gubernamentales deben estar por tanto al servicio de la ciudadanía diseñando políticas transversales de felicidad, igualdad y gestión de la diversidad basadas en la economía del bienestar. Por ello, además de coach y terapeuta trabajo con pasión como consultora diseñando Planes de Felicidad gubernamentales y organizacionales con una metodología de vanguardia por la que he sido nominada a los premios World Happinnes Awards por la Universidad de la Paz de ONU -UPACE-, candidatura que te agradezco infinitamente que apoyes con tu voto si así lo consideras. Fui invitada al Happines Fest de 2020 y aquí te comparto la ponencia.

¿Y mientras los gobiernos se deciden a legislar que puedes hacer tú?

¡Empoderarte personal y espiritualmente para ser feliz! 

1) Lo primero es tomar consciencia de tu nivel de felicidad. La salud mental es un tema que muchas personas no ven como un problema que les afecte. Sin embargo plantéate estas cuestiones:

¿Has sentido soledad en ciertos momentos?

¿Sufres estrés y ansiedad?

¿Vas al trabajo sin ganas esperando a que llegue el viernes?

¿Tienes baja motivación o una creatividad mermada?

¿Tienes miedos, inseguridad, dependencia y/o baja autoestima?

¿Tu alegría y ganas de jugar aparecen en momentos contados o ni tan siquiera están presentes en tu vida?

¿Tienes dolores de cabeza, problemas de sueño, dolores de espalda, adicciones o usas medicación como ansiolíticos o “pastillas para dormir”?

¿Tienes ataques de ira, llanto o sufres la ira de personas (pareja, familia, compañeros/as de trabajo…)?

¿Vives quejándote, culpando(te) y pensando que esta vida sólo la disfrutan unos pocos?

¿Hay en tí un sentimiento profundo de tristeza?

Si has dicho sí a tan sólo una de las preguntas tu felicidad está mermada y tu salud mental “tocada”. No pretendo con esto alarmarte sino ponerte las pilas para que salgas del adormecimiento, la ceguera, tu “zona de (no)confort” y la sumisión en la que nos mantiene la Matrix…

Por muy difícil que sea el contexto en el que vivimos, tenemos una infinita capacidad para generar estados elevados de consciencia y bienestar, y desde ahí materializar nuestros sueños. La clave es ser y sentir AMOR, el afecto o energía que puede transformar el miedo en coraje, enfoque, liderazgo y autoafirmación aumentando tu FIB interior. 

2) Toma la decisión de pasar a la acción invirtiendo tiempo y dinero en tí, buscando el apoyo necesario para lograr esa grata satisfacción espiritual, mental, emocional y física que da conectar con el amor y tu Ser interior, tu poder…

Cuando tú te iluminas y eres feliz expandes tu felicidad a tu familia, entornos cercanos, tu comunidad, tu país y el mundo… Un mundo feliz. Una revolución en la que tú eres la/el protagonista. Tu cambio es el cambio mundial. Por eso me encanta usar este slogan que vengo repitiendo hace años…

“La felicidad es tu rEvolución”

Y tu revolución es la mía, la nuestra, la de todos los seres y el planeta entero. Te necesitamos. Sobre todo, sé feliz por tí. 

Tu vida es ahora. ¡No la dejes pasar siendo infeliz! 

Postergando invertir en nuestro bienestar porque solemos priorizar el bienestar de los demás y somos las mujeres las que más lo hacemos. Primero mis hijos/as, luego la familia, luego….. ¿Luego? La pandemia nos ha mostrado lo efímera que es la vida y lo grandioso que es ser feliz aportando lo mejor que somos al mundo y disfrutando de nuestros seres queridos. ¡El mayor regalo que le puedes hacer a tu familia es que seas feliz!.

Te propongo un tip para tu felicidad. Hoy haz algo especial, algo que te encantaba hacer de niña/o, algo sencillo que te nutra, te emocione, te divierta, te aporte placer, te ilumine la cara y el alma… 

Desde tu iluminación interior lograrás crear tu felicidad iluminando tu vida, tal y como hace la luz o la energía de la primavera.

¡Tu vida es hoy y la felicidad es tu rEvolución!

Gracias por elegir ser feliz

Maite

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s